Según nuestra experiencia, la cocina es la estancia de la casa más reformada, junto con el cuarto de baño. El uso diario, la presencia de agua y de aceites de la cocción, hacen que el deterioro sea más rápido que en otras zonas de la vivienda. Si le ha llegado a la hora a tu cocina, inspírate en estos 3 estilos de cocinas para conseguir la casa de tus sueños.

Country: encanto y calidez familiar

Elige muebles de madera lacados en blanco, quizás con decapado para darle un toque más rústico, y enriquecidos con molduras o listones. Las baldas vistas permiten contemplar una vajilla bonita, eso sí, bien ordenada. Si las dimensiones de la cocina son generosas, coloca una isla multifuncional con zona de trabajo. Y para darle el toque rústico, el suelo es esencial: elige baldosas hidráulicas o tipo damero, aunque el parqué es también una buena elección.

Estilos de cocinas: country con baldas vistas

Foto: Pinterest

 

A la hora de elegir los complementos, decántate por muebles y elementos rústicos con cierto aire retro, como taburetes de madera y rafia, sillas de madera decapada, alacenas, mesas redondas, grifos vintage…

Diseños de cocina: country de Laura Ashley

Cocina de Laura Ashley | Foto: Desde mi ventana

 

Una campana retro también es una buena opción, pero no tengas miedo a mezclar estilos, puedes colocar una campana de acero más minimalista y conseguirás un contrapunto más funcional.

En cuanto al color, el blanco siempre será un acierto, pues es sinónimo de limpieza y luminosidad, pero los colores pastel también son acertados en este estilo.

Otros detalles como cortinas y visillos o papel pintado con motivos florales, sin olvidar un bonito jarrón con flores, darán el toque definitivo a tu cocina.

Cocina country de Laura Ashley

Cocina de Laura Ashley | Foto: Desde mi ventana

 

Vintage: viajando en el tiempo

Como en cualquier estilo, los revestimientos son claves para conseguir el look deseado. Para el vintage apuesta por los azulejos retro en el frontal de cocción, bien tipo metro, bien de formato cuadrado pequeño, o incluso baldosa hidráulica, que también se puede poner en el suelo tanto si en el frontal colocas la misma o si optas por azulejo de un solo color. Acertarás si en el suelo pones o bien parquet o bien baldosas en damero, pero si te va un estilo más minimalista, puedes colocar cualquier baldosa de tonos neutros.

Algunas zonas de las paredes o la parte alta por encima del frontal puedes dejarlas sin alicatar y pintarlas de un color claro como el menta, turquesa o amarillo, o blanco si el alicatado es colorido.

Cocina vintage con pared turquesa

Foto: Pinterest

 

Tanto si has elegido para el frontal un alicatado de color como si lo prefieres blanco o de un color neutro, acertarás seguro si colocas una encimera de madera, que aportará calidez.

Los muebles, si los quieres puramente vintage, puedes elegirlos con molduras, pero si los prefieres lisos no te equivocarás, ya que el estilo lo conseguirás con los revestimientos y complementos como los electrodomésticos.

Cocina vintage con frigorífico smeg

Foto: Pinterest

 

Si tienes espacio suficiente para un office, una mesa de madera sencilla será la mejor opción y si la acompañas de sillas retro como las de diseños de los años 50-60, habrás acertado de pleno.

Cocina estilo vintage con sillas rojas

Foto: Pinterest

 

Nórdico: minimalismo cálido

Para conseguir una cocina de estilo nórdico debes basar el diseño en tres acabados: blanco, gris y madera, aunque, evidentemente, podrás dar toques de color con complementos. Así, una buena opción es escoger muebles blancos y encimera de madera o bien muebles de madera y encimera gris o blanca. También, por qué no, muebles y encimera blancos, con lo que conseguirás aumentar la sensación de luminosidad y limpieza.

Cocina estilo nórdico con encimera de madera

Foto: Pinterest

 

Para el frontal escoge un color acorde con el estilo, como el gris o el blanco. La elección del acabado decantará el estilo hacia, por ejemplo, uno más retro si optas por un azulejo tipo metro, más industrial si dejas el ladrillo visto o más minimalista si te decides por un Silestone blanco. Elige el que más te guste y otorgarás personalidad a la cocina.

  Cocina con frontal blanco liso

Fotos: Pinterest

 

Los revestimientos deben seguir el mismo patrón en cuanto a color y materiales, pudiéndose combinar entre ellos. Por ejemplo, puedes alicatar todas las paredes con el mismo azulejo que el frontal o bien solo alicatar el frontal y pintar el resto o dejar el ladrillo visto en una de las paredes y el resto alicatarlas. Las opciones son múltiples, la elección, tuya.

Para el suelo, el parqué es una buena elección, pero también acertarás con baldosas de tonos neutros.

Si quieres una zona office, hazte con una mesa y unas sillas de diseño minimalista bien blancas o bien de madera y, si la distribución permite poner una isla o península o una simple barra de desayuno, coloca unos taburetes también blancos, grises o de madera.

Como toque final, no olvides los complementos. Consigue menaje, bandejas, textiles y láminas con motivos nórdicos, sin olvidar macetas con plantas verdes, y tendrás el look perfecto.

Cocina estilo nórdico abierta al comedor

Foto: Pinterest

 

Si te gusta uno de estos estilos de cocinas y lo quieres en tu casa, contacta con nosotros y te ayudaremos a diseñarla adaptándonos a tu presupuesto. 

 

Compartir en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el siguiente enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies