¿Piensas en dar un aire nuevo a tu casa y reformar la cocina? ¿Dudas sobre la distribución que más te conviene? La distribución en L es una de las más extendidas por algo. Tal vez sus ventajas e inconvenientes terminen de convencerte. 

Las mil posibilidades de una cocina en L

Las cocinas en L serán tu mejor opción si tienes un piso donde cada metro cuadrado cuenta. En este caso, la planta inicial muchas veces no permite otro diseño. Pero esto no debe desanimarte pues las mejores y más cómodas cocinas han sido siempre las cocinas en L.

Algunos pueden pensar que este tipo de planta no es muy moderna, pero su diseño ha sobrevivido al paso del tiempo reinventándose cada vez. Una vez determinada la forma de nuestra cocina, nos quedan un montón de elementos para jugar con nuestra imaginación. Podemos variar los colores y tonos de las paredes, el pavimento, la encimera y los muebles. Estas combinaciones harán de nuestra cocina un lugar único y especial.

Si optamos por muebles lacados o de colores intensos, la cocina se verá muy moderna y lujosa. Por el contrario, si optamos por muebles tradicionales de madera, podemos crear un clásico. El truco es armonizar correctamente con el resto de la decoración de nuestro hogar y ser coherentes con nuestro estilo.

Una cocina en L suele ser abierta y está conectada con los ambientes contiguos, por eso, deberíamos elegir un mobiliario que permita aprovechar el espacio y almacene lo máximo posible, sin dejar muchas cosas al descubierto.

Es tu distribución de cocina por que… 

• Ofrece una buena cantidad de espacio para almacenamiento.
• Proporciona una extensión bastante amplia de la encimera, lo cual se traduce directamente en comodidad para cocinar.
• Puede integrarse con un lavandero en apartamentos donde el espacio es muy reducido.
• Si tenemos amplitud, podemos complementarla añadiendo una isla o colocando una mesa auxiliar que añadirá vida a nuestra cocina.
• Se adapta fácilmente para colocar una mesa de comedor que se integre con la cocina, aprovechando espacio y mezclando ambientes con armonía y audacia.
• Es una cocina que se adapta a cualquier estilo: puedes tener muebles clásicos, minimalistas, modulares, lujosos, metálicos, laqueados y todos se verán bien con tu diseño en forma de L.
• Prácticamente no hay límite de espacio. Puede ser bastante pequeña o ser inmensa y esto no afectará la movilidad, pues su diseño abierto nos permite movernos con facilidad por la cocina, aunque sea de grandes proporciones.
• El área de cocción y la del fregadero no se cruzan, de manera que se puede cocinar de forma cómoda y rápida. Ideal para familias grandes y con adolescentes en los que varios miembros llevan su propio ritmo de vida y pueden coincidir en la cocina al mismo tiempo.
• Es una cocina muy fácil de limpiar y mantener en buen estado.
• Es sencillo reemplazar electrodomésticos y equipos por su carácter despejado.

Distribución cocina en L

Aunque deberás tener en cuenta que…

En realidad, son pocas las desventajas y cosas a tener en cuenta de este diseño. Por algo, es uno de los más usados.

• El diseño es limitado y no podemos jugar mucho con la distribución de los electrodomésticos.
• Suele ocupar más espacio que otros tipos de cocina.
• Como el triángulo de trabajo es más amplio, también resulta menos funcional y terminaremos caminando mucho más para realizar la misma actividad.

La elección de los materiales y colores

Las cocinas pequeñas en forma de L con muebles laminados de símil madera o muebles de melamina suelen ser prácticas y económicas. Por el contrario, los tonos más oscuros suelen acompañar diseños más modernos. Los acrílicos no son tan resistentes como el granito, pero si quieres innovar y marcar la diferencia con la paleta de colores, este es sin duda el material que te ofrece más posibilidades.

Encimera cocina en L

Las tonalidades neutras contribuyen con la iluminación. También es importante combinar el color de la encimera con el color del suelo. Si hemos elegido una encimera muy llamativa deberíamos cuidar que el suelo sea de colores muy neutros, si no, corremos el riesgo de recargar demasiado el diseño.

Cuando elegimos un mueble para desayunar acercamos a los niños, familiares e invitados a la cocina y se nos hace más fácil compartir momentos con ellos. Esta opción es muy útil, sobre todo si tenemos varios niños. Además, esto aumenta la superficie de encimera pues se podría usar también como tope zona para cocinar.

La encimera es fundamental en las cocinas en L

Cuando usamos esta distribución se crea un ángulo entre el lado pequeño y el grande, dejando una sola esquina en la encimera. Esto se traduce en una gran superficie expuesta. Por lo tanto, debemos aprovechar al máximo esta cualidad y sacarle partido con una encimera de alta calidad. Puede ser de diversos materiales, laminado, cuarzo, granito, etc.

Menos, es más

Independientemente del tipo de diseño que elegimos, la cocina ideal ha ido transformándose al igual que el resto de las tendencias de diseño. El minimalismo ha venido a invadir todo ámbito de nuestro hogar, entendiendo que favorece el orden y la limpieza sin restar funcionalidad. No deberíamos cargar las encimeras de trastos, no. Cuanto más despejadas se hallan las superficies más relax proporciona el espacio y te sentirás más cómodo al cocinar.

La idea es que, al terminar la faena puedas limpiar tu cocina rápidamente, sin esclavizarte, y puedas retornar a compartir con tu familia, tus invitados o disfrutar en soledad si fuera el caso. Cualquier opción es válida, menos esclavizarte a una cocina que debe ser tu aliada, no tu enemiga.

Compartir en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el siguiente enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies