En los últimos años el minimalismo ha ido ganando adeptos. Gurús del orden como Marie Kondo o del movimiento minimalista como Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus, han ayudado a difundir el “menos es más” como filosofía de vida. Por extensión, el minimalismo se ha incorporado en la decoración de interiores como un estilo que, con una interacción eficaz de colores, materiales y líneas limpias, consigue ambientes funcionales, pero a la vez atractivos y elegantes que nunca pasan de moda.

El Minimalismo en el diseño de cocinas

En el diseño de cocinas, aplicar el “menos es más” nos lleva a recurrir a una idea básica: sencillez. Si queremos crear un ambiente de armonía y bienestar, típicamente minimalista, los espacios deben ser diáfanos y carentes de elementos innecesarios. Además, el orden es esencial, así que debemos diseñar nuestra cocina de manera que todo esté en su sitio y podamos tener las superficies despejadas, algo que facilitará la limpieza.

Cocina minimalista blanca

Foto: Pinterest

 

Antes de empezar con el diseño, debes decidir el tipo de estilo minimalista que más te guste. Esto te permitirá distribuir la cocina de una forma correcta, ganarás más espacio y también la dotarás de un ambiente elegante y original, pero a la vez funcional.

El estilo minimalista por excelencia es aquel que, además de apostar por líneas limpias y superficies libres de obstáculos, también renuncia a sobrecargar de colores la estancia, por lo que ésta será de un solo color, generalmente blanco, o de dos, como mucho.

Pero hoy en día son tendencia dos estilos que se suben al carro del minimalismo: el industrial, que apuesta por materiales como el cemento o el hierro y por dejar el ladrillo a la vista; y el nórdico, que utiliza el blanco y tonos neutros, así como materiales que otorgan calidez, como la madera.

 

Cocina minimalista estilo nórdico

Foto: Pinterest

 

Las 6 claves de una cocina de estilo minimalista

Una vez expuesto lo anterior, a continuación explicamos las claves para conseguir una cocina de diseño minimalista, que ofrezca una sensación de amplitud, limpieza y orden.

 

1. Distribución libre de obstáculos

Debes pensar en tus necesidades y en el uso que le das a la cocina para idear una distribución óptima, siempre dentro de las posibilidades de espacio y tu presupuesto. Escoge la distribución que te permita un espacio lo más diáfano posible y que potencie la luz natural.

Tienes más información sobre distribución de cocinas en el artículo 7 distribuciones de cocinas: ¿cuál elegir y por qué?

 

2. Muebles de líneas simples y rectas, sin tiradores

Para liberar las superficies y conseguir mantener el orden, debes contar con muchos armarios y cajones, y así poder tenerlo todo guardado, desde utensilios y alimentos hasta pequeños electrodomésticos. A la hora de limpiar lo agradecerás.

Por otro lado, para conseguir un aspecto lo más sencillo y limpio posible, libre de elementos que rompan la continuidad de superficies, los electrodomésticos pueden ser integrados. Es decir, que queden ocultos tras puertas del mismo material que el resto de los muebles.

 

Cocina minimalista blanco brillante

Foto: Pinterest

 

3. El blanco, el color que manda

Es el color minimalista por excelencia por su capacidad para otorgar luminosidad y sensación de amplitud a los ambientes. Para evitar una excesiva frialdad, conviene combinarlo con colores neutros de tonos más cálidos. El binomio blanco-negro también funciona muy bien.

 

4. Materiales lisos y limpios 

La madera, el mármol y el vidrio darán un toque elegante a tu cocina. Combínalos para conseguir un diseño con personalidad. Por ejemplo, una encimera de mármol y un suelo de parqué, una encimera de madera y un frontal de mármol, muebles de madera con alguna vitrina de puertas de vidrio… Las posibilidades son infinitas.

 

Cocina minimalista en madera y blanco

Foto: Pinterest

 

5. Iluminación sin estridencias 

Es importante potenciar la entrada de luz natural. A veces esto no es posible y, además, igualmente hay que concebir una iluminación artificial para las horas en las que no hay luz natural. Para ello, evita los excesos de puntos de luz y escoge muy bien las ubicaciones.

 

6. Electrodomésticos sostenibles

El concepto “minimalismo” como filosofía de vida también implica “ahorro” y “sostenibilidad”, por lo que lo ideal sería incluir electrodomésticos energéticamente eficientes.

 

Iluminación de cocina minimalista

Foto: Pinterest

 

¿Te animas a diseñar tu cocina de estilo minimalista? Sigue estas claves básicas y dale tu toque personal. Conseguirás una cocina bonita, funcional, fácil de limpiar y que no pasará de moda.

 

Compartir en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el siguiente enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies