Tener controlados los trastos manteniéndolos organizados o deshaciéndote de ellos cuando haya demasiados, en ocasiones significa adoptar nuevos hábitos. Hoy, te contamos qué estrategias puedes seguir para organizar tu casa.

Si vives con más personas, también necesitarás pedir a tus compañeros de piso o a los miembros de tu familia que adopten las mismas costumbres.

Si no trabajas esto junto con otros miembros de tu casa, tus esfuerzos para organizar y ordenar probablemente se verán eclipsados por la acumulación de trastos de los demás.

Míralo de esta manera: ordenar no es solo una actividad, es un estilo de vida, así que solo podrás mantener a raya el desorden si llevas un estilo de vida organizado. Algunos consejos:

  • Establece un momento regular para ordenar, preferiblemente una vez a la semana o cada dos semanas.
  • Deshazte de cualquier cosa que no se haya usado en el último año.
  • Tira, recicla o dona aquello que no necesites (pero sobre todo dona y recicla).

Los puntos que veremos giran en torno a los aspectos de:

1. Cambiar la perspectiva y ‘no te acostumbres’
2. Hacerte las preguntas correctas es un punto clave
3. Crea una rutina de ‘acciones’ periódicas
4. Estrategias y acciones para organizar tu casa
    4.1. Divide y lista
    4.2. Ocúpate del correo
    4.3. Una bolsa de basura al día
    4.4. Tira y dona 1 al día
    4.5. Las cuatro cajas
    4.6. Un mes en la caja de cartón

 

1. Cambia tu perspectiva

Una de las razones por las que es tan difícil lidiar con el desorden es porque la mayoría de las personas dejan de prestarle atención al cabo de poco tiempo. Cuando una habitación o una casa entera está desordenada durante mucho tiempo, muchas personas se vuelven inmunes al problema. Algunas incluso se olvidan de cómo era esa parte de su casa antes de que se desordenara. Es decir, que el desorden se convierte en algo habitual en el ambiente.

Para reconocer la magnitud del problema, la mayoría de las personas necesitan la perspectiva de alguien de fuera, así que diles a tus padres, sobrina, amigo de confianza o vecino, que eche un vistazo a todas las habitaciones de tu casa y pídeles consejo. Examinad cada estante, armario o zona de almacenaje y, mientras revisáis los trastos, hazle preguntas. Por ejemplo:

  • ¿Cómo organizarías esto?
  • ¿Qué tirarías?
  • ¿Cuál crees que es el mejor sistema de organización para este espacio?

Estas preguntas te ayudarán a coger ideas para avanzar en tus esfuerzos para poner orden.

Aprende a organizar tu casa

2. Hazte las preguntas correctas

Aunque estés revisando tu casa solo, es importante hacerte a ti mismo preguntas a medida que vas evaluando tus trastos y así elaborar un plan para seguir adelante.

¿Realmente lo necesito?

La mayoría de las personas se aferran a cosas que no necesitan por diferentes razones. La gente asocia recuerdos con objetos, y a veces los conservan porque tirar esos objetos sería como tirar el recuerdo. Sin embargo, es importante darse cuenta de que esos objetos no son recuerdos, sino que los recuerdos se conservan incluso después de que los objetos hayan desaparecido.

Además, muchas personas se aferran a los objetos por la preocupación de que algún día pueden necesitarlos de nuevo. Cuando se está ordenando, es útil tener en cuenta que, si un objeto no se ha usado durante un año, no será necesario en el futuro.

¿Puedo cambiar esto por paz interior?

Esta es una pregunta muy potente, porque el desorden hace desaparecer la calma y conservar trastos es el equivalente a sustituir la paz por ellos. Durante el proceso de poner la casa en orden, a mucha gente le ayuda pensar en la relación entre el desorden y la paz interior haciéndose esta pregunta.

 

3. Crea una rutina

Las rutinas de organización no deberían ser fatigosas. Establece un hábito diario para ordenar y dedica más tiempo a ordenar más a fondo periódicamente en varias épocas del año.

Orden diario

Identifica las partes de la casa que se desordenan con más facilidad (la zona de juegos de los niños, por ejemplo), y recoge esas áreas cada día. Revisa tu correo todos los días. Conserva lo que necesites y recicla lo que no.

Orden trimestral

Dedica tiempo una vez cada tres meses para limpiar profundamente una zona diferente de la casa cada vez. Las zonas que normalmente deben abordarse trimestralmente son:

  • Garaje
  • Buhardilla
  • Sótano
  • Armarios
  • Zonas de almacenaje
  • Cuarto de invitados

Establece un plan a principio de año para garantizar que las zonas más difíciles de tu casa serán ordenadas tal y como lo necesitan. Si el orden trimestral no es suficiente, hazlo mensualmente, hasta que toda la casa esté limpia y organizada.

 

cómo organizar mi casa

 

4. Trucos y estrategias para organizar la casa

Esa es la teoría, y seguro que ibas asintiendo a medida que leías. Llevarlo a la práctica, no siempre es tan fácil. Esperemos que te sirvan algunas de estas estrategias.

 

4.1. Haz listas de tareas

Una vez hayas valorado el desorden de tu casa, haz una lista de tareas por hacer. Divide tu casa en zonas y haz una lista de tareas para llevarlas a cabo en cada una de ellas.

Seguidamente, decide cuánto tiempo te llevará completar cada zona y cuándo acabarás con cada una. Extiende la lista de tareas a todo el calendario de manera que a final del año cada parte de tu casa deberá estar completamente organizada.

 

4.2. Ocúpate del correo al momento

Los papeles del correo se acumulan fácilmente, así que ocúpate de ellos a diario. Tira o recicla lo que no necesites nada más recibirlo. Para lo que sí necesites, escoge un lugar para dejarlo donde no se pierda ni quede olvidado y compra un organizador de correo para colocar los papeles dentro. El organizador que compres debe tener diferentes huecos para diferentes tipos de correos, como facturas, cupones, propaganda, etc., y pon etiquetas para cada categoría.

Ordena el organizador a final de semana y enseña a tu familia o compañeros de piso a utilizarlo. Es la única manera de prevenir que se desordene y que por lo tanto deje de ser útil.

 

4.3. Llena una bolsa de basura al día

Esta idea de limpieza a fondo es útil para cualquiera que quiera deshacerse de trastos rápidamente. Empieza cada día abriendo cajas, revisando estanterías, lavando la colada y ordenando armarios. Cuando hayas llenado una bolsa de basura, el día de limpieza habrá terminado.

¿Quién debería usar este método?

Este plan de limpieza a corto plazo es una buena manera de organizar una casa cuando el día límite se acerca. Por ejemplo, cuando se esperan invitados, o cuando se quiere poner la casa en venta, este método es rápido y efectivo sin que resulte excesivamente pesado.

Lleva a cabo este método si tienes mucho trasto para eliminar. Por ejemplo, si tienes un garaje, un altillo, un sótano o una habitación que se ha convertido en trastero con el paso de los años. Las personas que usan este método son a menudo aquellas que han vivido en la misma casa muchos años y que han dejado que se acumularan los trastos durante mucho tiempo.

aprende a organizar la casa

4.4. Tira o dona un objeto cada día

Durante el tiempo que dediques al día a ordenar, identifica un objeto para tirar o donar. Este método no hace que te deshagas de trastos muy rápidamente, pero es una buena manera de evitar acumular trastos a largo plazo.

¿Quién debería usar este método?

Las personas que llevan a cabo este método no tienen un gran problema de acumulación de cosas y no necesitan deshacerse de ellas rápidamente, sino que son aquellas que normalmente ya mantienen una casa bien ordenada. Hacer esto les permite prevenir que el desorden se convierta en un problema.

 

4.5. Usa el método de “las cuatro cajas”

El método de “las cuatro cajas” puede ser útil para ordenar cualquier espacio, como una estantería, un armario o un dormitorio. Para empezar, hazte con cuatro cajas medianas (o grandes dependiendo del tamaño del espacio que vayas a organizar) y etiqueta las cajas de la siguiente manera:

  • Conservar. En esta caja guarda cualquier cosa que quieras conservar.
  • Dudoso. Esta caja guardará cualquier objeto del que no estés seguro si quieres conservar o qué quieres hacer con él.
  • Tirar. Mete en ella cualquier cosa que decidas tirar.
  • Donar. En ella deposita aquello que puedas donar. Esta caja puede ser también una caja de miscelánea, con cosas para romper, reciclar, etc.

Después de etiquetar las cuatro cajas, deposita en ellas los objetos correspondientes. Cuando las cajas ya estén llenas, tómate tiempo para guardar en su sitio los objetos de la caja de “Conservar”, tira todo lo que haya en la caja de “Tirar”, etc. Después de decidir qué vas a conservar y qué vas a tirar, es más fácil decidir qué hacer con los objetos de la caja “Dudoso”.

Estrategias para organizar la casa

 

4.6. Haz la prueba de “un mes en una caja de cartón”

Esta prueba es una manera de evaluar qué objetos cotidianos son necesarios y cuáles no. Normalmente se utiliza para ordenar espacios pequeños como armarios y cajones.

Coge todo lo que haya en el espacio para ordenar y mételo en una caja de cartón. Si utilizas algún objeto de esa caja, vuélvelo a poner en su sitio. En un mes, lo que no hayas usado no es imprescindible, así que deberías donarlo o regalarlo a tus amigos.

Esta prueba puede repetirse en otras partes de la casa con ropa, decoraciones, dvd, etc. Lleva a cabo la prueba durante todo el año en diferentes zonas de la casa y al final del año habrás conseguido eliminar una cantidad considerable de trastos.

 

Memoriza estos cuatro conceptos

Memoriza estos conceptos para ayudarte a continuar siendo organizado y evitar el desorden.

  1. Instaura un tiempo diario y un programa trimestral para eliminar el desorden.
  2. Deshazte de cualquier cosa que no hayas usado en un año o más.
  3. Devuelve todo lo que te hayan prestado.
  4. Tira o recicla cualquier cosa que no necesites.

Estos conceptos son unas excelentes recomendaciones para quien está deseando organizar su casa, pero también una buena práctica para quien ya ha ordenado su casa y quiere mantenerla así.

Consejos extras:

  • Marca tu calendario o agenda con los días que toque limpieza a fondo trimestral.
  • Cuando te presten algo, como un libro o una película, pon un recordatorio en tu calendario o agenda para devolverlo.
  • Recicla todo lo que puedas mientras estés organizando. Ten en cuenta que hay cosas que no se pueden tirar sin más. Hay muchos productos como pintura o neumáticos que deben llevarse al punto limpio de tu localidad. Familiarízate con los horarios de tu punto limpio más cercano para acercar tus objetos cada vez que lo necesites.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el siguiente enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies