Crear una zona de trabajo en casa es sencillo si sabes aprovechar el espacio eligiendo la mejor ubicación y los elementos básicos para que tu despacho en casa resulte tan funcional como decorativo. Hace unos días veíamos como montar un vestidor, en el post de hoy, te enseñamos cómo montar un despacho o una oficina en casa. 😀 

Despachos y oficinas en casa, una tendencia en auge

Que tu jornada laboral se desarrolle, al completo o en parte, en tu propia casa es algo cada vez más habitual, pero para que funcione, esta práctica requiere un lugar específico donde encuentres la tranquilidad y concentración que necesitas. Utilizar la misma mesa del comedor o de la cocina para colocar tu ordenador, e intentar trabajar, no es buena idea.

Crear una zona de trabajo en casa requiere buscar en sitio adecuado y hacer un pequeño diseño de lo que necesitas para sentirte a gusto mientras desarrollas tu labor. El tamaño de la mesa, el tipo de silla, los elementos para mantener tus papeles ordenados, la luz ideal para no “dejarte las pestañas” o esos pequeños detalles que harán que tu trabajo resulte más sencillo… todo influye para que tu despacho en casa quede perfecto.

Qué tener en cuenta para diseñar una oficina en casa

El primer paso para integrar el espacio de trabajo en tu vivienda es acertar con el lugar adecuado. Si tienes un pequeño cuarto independiente, perfecto, pero, también, es posible sacar partido a unos pocos metros cuadrados que quizá tengas desaprovechados. Por ejemplo, un hueco debajo de una escalera, una esquina del salón que ha quedado “desangelada” o un espacio, que ha quedado entre dos columnas y en el que nunca has sabido muy bien qué poner.

dónde ubicar la oficina en casa

Siempre que sea posible, procura que tu oficina en casa no esté en un lugar de paso para evitar distracciones y poder centrarte en tu trabajo. Además, si tienes oportunidad de colocar tu mesa, elemento principal del despacho, cerca de una ventana que te proporcione luz natural, no lo dudes, ése es el mejor sitio.

Cómo delimitar tu espacio de trabajo

Es otro detalle importante para dejar claro que esa pequeña parte de la vivienda es tu oficina. No creas que es una tontería. Debes separar claramente el espacio de trabajo del resto de la habitación. Es algo incluso psicológico. Cuando estés en ese lugar, estás trabajando, lo sabes tú y también es una manera de que lo sepa el resto de los miembros de la familia (si estoy aquí, “no me interrumpáis”). Tienes distintos elementos útiles y sencillas ideas decorativas para conseguirlo.

Imagina que quieres poner tu oficina en el salón de casa, puedes, por ejemplo, puedes situarla en alguna esquina que no tiene utilidad alguna y distinguirla del resto de la estancia colocando simplemente una práctica alfombra de fibra vegetal o solando esa parte con baldosas de un color ligeramente distinto a las del resto del salón.

trucos para crear zona de trabajo en casa

Más fácil aún es recurrir a un biombo o una estantería baja, que te puede servir, además, para colocar libros o carpetas que utilices en tu trabajo, como elementos separadores. Ahora tienes bonitas “cortinas” de cristal perfectas para integrar tu despacho en un salón de estilo moderno, logrando el aislamiento que necesitas mientras incluyen un innovador elemento decorativo.

Otra idea sencilla es pintar las paredes de ese pequeño espacio en un tono distinto al resto de la habitación. Por ejemplo, un bonito salón en elegante azul petróleo y tu “rincón” de trabajo en un tono celeste, que resulte armonioso, pero deje claro que ese es un espacio distinto.

Tal vez te interese: Cómo escoger el color para pintar el salón

Mobiliario básico

Un despacho en casa no requiere de un gran desembolso económico en mobiliario. Lo esencial es una mesa con el tamaño adecuado, una silla ergonómica en la que puedas trabajar con comodidad y algunos elementos que garanticen que podrás mantener el orden en tu oficina en casa.

Antes de adquirir una mesa determinada, fíjate bien en el espacio disponible. Puede que lo que te venga genial sea una simple balda con la longitud exacta y la anchura suficiente para encajar a la perfección en el hueco del que dispones (puedes comprarla a medida y colocarla con dos apoyos tipo “caballetes” o columnas.

Tal vez lo que te vaya mejor sea una mesa de cristal. que resulte visualmente más “ligera”, por ejemplo, en un dormitorio o en un cuarto de estar y también tienes escritorios semicirculares o en forma de “L” perfectos para adaptarse a las esquinas de cualquier habitación.

escritorio despacho en casa

Muchos de estos escritorios, que ocupan muy poco, e incluyen elementos de almacenaje como cajones archivadores incorporados, o bandejas retráctiles para guardar el portátil cuando no lo estés utilizando que vienen muy bien. Si necesitas más espacio para colocar todos los elementos que utilizas en tu trabajo, unas simples baldas en la pared pueden resultar tan prácticas como decorativas.

Enlace destacado: Mobiliario de cocina para mantener el orden

Por último, solo te queda cuidar esos pequeños detalles que hagan que tu labor resulte más efectiva y agradable. Una bonita planta que adorne tu mesa, unas bateas que se apilen y te permitan mantener los papeles en orden y, por supuesto, una lámpara de pie o un flexo, para que tengas la iluminación ideal en todo momento, son algunos que te permitirán personalizar tu espacio de trabajo, perfectamente integrado y en armonía con el resto de tu casa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el siguiente enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies