Los revestimientos de suelos y paredes, así como los pequeños detalles en el acabado de cualquier estancia, son elementos de máxima importancia a la hora de realizar la renovación de una vivienda, porque de ellos depende lograr un espacio confortable y con personalidad propia. Hoy en nuestro blog hablamos de cómo acertar al elegir materiales y acabados para la reforma de tu casa.

Son tantos los aspectos a tener en cuenta en el momento de planificar una reforma de tu casa que a veces olvidamos la importancia de esos acabados que pondrán el toque final y especial a un proyecto que, sin duda, habrá supuesto un esfuerzo importante.

De los acabados y de los materiales que emplees para hacerlo realidad dependerá, en gran medida, el estilo general de tu casa y la posibilidad de crear distintos ambientes que luego reforzarás con el mobiliario y el resto de elementos decorativos.

El revestimiento de suelos y paredes, el acabado que des a puertas y marcos de ventanas o la pintura con la que llenes de color cada estancia son elementos fundamentales para que la reforma de tu casa quede justo como habías pensado. A la hora de plantificar la reforma de tu casa, dedica atención a la elección de los materiales que mejor se van a adaptar al resultado final que buscas. Tienes muchos entre los que elegir y es importante acertar en la decisión.

Qué tener en cuenta para elegir los materiales y acabados de una vivienda

reforma de tu casa

El espacio disponible en cada habitación, el tipo de casa (de campo, un piso, una vivienda en la playa…) el estilo decorativo que prefieras, e incluso las condiciones meteorológicas de la zona donde vivas son detalles de máxima importancia a la hora de elegir los materiales de acabado, sus texturas, sus colores, su brillo… Fíjate en algunos aspectos importantes

  • Busca un equilibrio y la “conexión” entre los distintos acabados que elijas. Puedes crear contrastes, pero siempre que resulten complementarios entre sí y que guarden una armonía final que haga que te sientas a gusto. Por ejemplo. Si te gusta el estilo rústico, puedes elegir un suelo en madera para los dormitorios y un revestimiento de baldosas hidráulicas para el baño o la cocina. Son materiales muy distintos, pero juntos consiguen un acabado perfecto.
  • Distingue perfectamente los materiales de interior con los de exterior y ponlos donde correspondan. Es importante para garantizar la durabilidad de esos acabados y la buena resistencia de tus revestimientos. No te empeñes en colocar en la terraza o en la zona de jardín una elegante baldosa cerámica si no está preparada para sufrir, sin problemas, los cambios de temperatura. Una piedra natural es más recomendable porque va a resultarte mucho más práctica e igual de bonita.
  • Ten en cuenta los metros cuadrados disponibles. Seguramente querrás sacar máximo partido a cada una de las habitaciones con las que cuentas y, en este sentido, acertar con los acabados puede ayudarte a ganar sensación de mayor amplitud en cada una de ellas. Por ejemplo, si tienes un baño pequeño o un aseo, opta por baldosas grandes para suelos y techos, preferiblemente en blanco o en tonos claros. Si lo prefieres, combinar el alicatado hasta media pared, dejando la parte superior pintada es una buena idea. También, otro ejemplo puede ser el de un salón grande, que quieres que resulte más cálido y recogido. En este caso, un suelo en madera (tarima o parqué) puede ayudarte a lograr tu objetivo.
  • Piensa en el mantenimiento. Es otro detalle importante para acertar con los acabados. Siguiendo con el ejemplo anterior, recuerda que la madera, para que luzca impecable requiere ciertos cuidados y, en una zona de paso, tal vez te venga mejor un suelo vinílico que imite a la madera. Quedará igual de acogedor pero resultará mucho más sencillo de colocar y de mantener perfecto. Del mismo modo, unos azulejos que consideres ideales para la cocina, si tienen excesivas hendiduras en su diseño, pueden acumular más suciedad y grasa de la cocción y ser algo más costosos de limpiar. La estética importa pero los acabados que elijas deben reunir un conjunto de características que los conviertan en los idóneos no solo para tu casa, sino también para ti.

Algunas ideas y detalles a tener en cuenta

Tienes a tu alcance infinidad de posibilidades en cuanto a los materiales y acabados  que puedas incluir en una vivienda. Es muy importante que tengas en cuenta cómo es y cómo quieres que sea tu casa.

Fíjate bien en detalles como la humedad que pueda haber entre tus paredes, o si tienes previsto colocar calefacción por conductos que vayan por el suelo. En estos dos casos, por ejemplo, los acabados en madera pueden no ser la mejor opción.

En cambio, en una vivienda de techos altos, en las que alguna habitación pueda parecerte algo “desangelada”, recurrir al papel pintado, tal vez en algún dormitorio, aportará calidez y sensación de confort.

Si quieres una casa de diseño moderno y minimalista, algunos materiales como los bloques de cristal de pavés pueden irte fenomenal para crear un pequeño muro divisorio por ejemplo en un baño. También los revestimientos para paredes en acabado brillante son una excelente idea para crear espacios luminosos y alegres.

Por último, no olvides los acabados de marcos de ventanas y puertas. Opta siempre por aquellos que combinen perfectamente con los materiales generales que revisten la casa en su conjunto teniendo en cuenta, además, que deben ser capaces de proporcionar buenos cerramientos que garanticen que la temperatura de tu hogar siempre será la idónea.

Si te ha parecido interesante este post, puede que también quieras leer este otro:

TRUCOS PARA ACERTAR AL ELEGIR PINTURA PARA DECORAR TUS PAREDES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el siguiente enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies