Las ventanas son un elemento tan decorativo como funcional. Y si estás renovando una vivienda y vas a sustituirlas, hay una serie de aspectos que debes conocer para tener claro cuáles son las que más te convienen y acertar en tu elección. Si estas eligiendo ventanas, ¡estas en el sitio indicado!

La elección de las ventanas, es una parte especialmente importante si emprendes una reforma integral o de cierta envergadura que, en muchas ocasiones, puede que en un primer momento no repares en ella. La elección de una u otra ventana será determinante en resultado final en cuanto a confort, comodidad (posibilidades de apertura, etc.) y eficiencia energética. Este último, un aspecto a tener en cuenta cada vez más.

Su tamaño, el material en el que estén fabricadas, el tipo de cristal o su sistema de cierre y apertura son detalles en los que debes fijarte detenidamente. Porque van a influir, más de lo que crees, en el futuro confort del renovado hogar.

¿Por qué es tan importante elegir una buena ventana?

Las ventanas que elijas van a actuar como elementos aislantes del ruido, la polución y, sobretodo, la temperatura. Van a ser claves a la hora de lograr que tu casa sea una vivienda eficiente, que te permita disfrutar de la temperatura idónea, aprovechando al máximo cualquier sistema de calefacción o de aire acondicionado que puedes instalar (ayudándote, de paso a ahorrar energía y dinero).

Si las ventanas de la casa que vas a reformar son muy antiguas y ya no cumplen bien su función, o presentan un deterioro importante, no te lo pienses, merece la pena invertir en unas nuevas. Las ventanas actuales no tienen nada que ver con las de hace unas décadas. Nuevos materiales y nuevos sistemas de cierres han hecho que, también, este elemento básico en cualquier vivienda haya evolucionado, Cualquiera de las de ahora ofrece mejores prestaciones y resultados que las de los años 60 o 70.

¿Qué aspectos tener en cuenta en la elección?

A continuación vemos los principales aspectos que deberías tener en cuenta a la hora de estudiar el mercado y elegir la ventana que más te conviene. 

Materiales del marco

Tienes distintas opciones y actualmente, las ventanas en PVC (policloruro de vinilo), son las más prácticas y modernas. Resisten perfectamente las condiciones del exterior y su mantenimiento es mínimo. A nivel decorativo, encajan con cualquier estilo, pasando “desapercibidas” (si quieres), salvo que elijas algún diseño especial, en un color determinado o con alguna forma concreta.

Otra posibilidad son las ventanas con perfiles en aluminio. En este sentido, hay que distinguir entre el aluminio simple, muy utilizado hace años y con un nivel de aislamiento muy limitado, y los actuales perfiles en aluminio con rotura de puente térmico (RPT), bastante mejores y capaces de evitar los problemas habituales de condensación en habitaciones cerradas.

eleccion ventanas perfil de aluminio

Como tercera opción tienes las ventanas fabricadas en madera, que tan estéticas y agradables a la vista resultan, pero que requieren un esmerado mantenimiento. Incluirlas en la reforma de un apartamento de playa, por ejemplo, no sería demasiado aconsejable. El azote del viento y el salitre marino, acabarían deteriorándolas en un tiempo relativamente corto.

elegir ventanas de madera

Si te encanta la madera, hay que recordar que tienes modelos en PVC, que imitan este material. Otra alternativa (ideal para la reforma de una bonita casa de pueblo) puede ser fabricar el perfil interior en acogedora y decorativa madera y el exterior en PVC.

Cristales

Prácticamente cualquier ventana actual que puedas a comprar, va a contar con doble cristal, pero si necesitas un aislamiento aún superior, ten en cuenta que también las tienes con triple acristalamiento. Por otra parte, según tus necesidades, podrás elegir distintos tipos de cristal, desde el liso y transparente total, hasta los típicos translúcidos para el cuarto de baño, o los más innovadores con efecto ahumado o espejo.

Sistema de apertura y cierre

Este es un detalle muy importante, porque de él va a depender en hermetismo de tu ventana y su capacidad de aislamiento. Las correderas son muy prácticas y de sencilla instalación, pero ten en cuenta que con ellas es difícil lograr que no se cuele (o se escape) algo de aire. Si son de tamaño considerable y las hojas no se superponen del todo, limpiarlas puede suponer un pequeño problema.

Las batientes son prácticas, herméticas y dan buenos resultados, pero ¡ojo! al abrirse hacia el interior pueden restarte espacio (calcúlalo a la hora de decorar). Si quieres una ventana de lo más versátil, para poderla cerrar totalmente o dejar una abertura perfecta para una buena ventilación cuando corresponda, las de cierre oscilobatiente son perfectas.

Como último consejo, a la hora de hacer tu reforma integral, confía en buenos profesionales que coloquen las ventanas de manera que encajen a la perfección con el hueco disponible para evitar futuros problemas como por ejemplo antiestéticas humedades. Y es que en las reformas, a veces, lo barato sale caro. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el siguiente enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies