La encimera que todos tenemos en el baño, sirve para dar soporte al lavabo y para depositar los accesorios que vamos a necesitar en el día a día, es una pieza a la que no se suele dar la importancia que realmente tiene. Especialmente a su material, y es que a veces se piensa que todos son iguales y que lo mejor es ahorrar en esta compra. Sin embargo, tal y como vamos a ver, esto está lejos de ser verdad, ya que cada material nos ofrece características diferentes, que deben ser tenidas en cuenta antes de realizar la compra.

Características fundamentales

Antes de entrar de lleno en cada uno de los materiales que podemos recomendarte para las encimeras del baño, lo mejor es que nos centremos en las características que todas deben tener.

  • Entre todas ellas, la resistencia al agua y a la humedad es fundamental. La zona del lavabo va a ser siempre un área con mucha presencia de agua, por lo que el material que elijas para este lugar tiene que ser cien por cien resistente a la humedad.
  • Asimismo, debes escoger un compuesto que resista los golpes. El lavabo y la piedra que lo sujeta son espacios con un uso muy intenso que pueden recibir impactos diarios, por lo que no es buena idea elegir materiales delicados que puedan romperse con facilidad.
  • Para terminar, piensa en la estética y el mantenimiento. Hay piedras que son muy fáciles de mantener y que no absorben la suciedad de ninguna forma, algo que es ideal para que puedas estar tranquilo con la piedra de tu baño y para que sepas que no te va a dar demasiados problemas para mantenerla.

Piedras de Corastone

El primer compuesto que tenemos en la lista de los más aconsejables para tu baño es el corastone. Aunque a simple vista parezca piedra natural, no lo es, por lo que tiene alguna ventaja sobre este material.

El corastone es un compuesto hecho a base de resina en el que se compactan diferentes sedimentos para conseguir una resistencia a los golpes y al desgaste realmente alta. Así, este es uno de los materiales más duraderos de los que hay disponibles actualmente, aunque tiene un pequeño defecto, se araña con cierta facilidad.

encimera lavabo

El corastone suele presentarse en acabados mate que resultan muy elegantes, teniendo una gama cromática muy amplia al no ser un compuesto natural, algo que da mucha libertad a los diseñadores.

Porcelana

La porcelana es de los materiales más empleados en los baños de todo el mundo, algo que no debe extrañar. Elegir una encimera hecha con este compuesto es asegurarse la mayor resistencia a los golpes, al calor y al agua.

La porcelana presenta una superficie no porosa que evita que las manchas se queden incrustadas en su superficie. Asimismo, tiene uno de los acabados estéticos más atractivos del mercado contando normalmente con terminaciones brillantes.

Por ponerle algún pero, la cerámica está limitada en lo que a formas se refiere, ya que su método de fabricación no admite que se pueda dar cualquier forma a la encimera, algo que hace que sean muchos los usuarios que se decantan por otro tipo de materiales.

Cuarzo

Si buscas lo más de lo más, el cuarzo es lo que te interesa. Sin ninguna duda, estamos hablando del material más resistente, tanto que las empresas que lo fabrican suelen dar una garantía de por vida a sus productos.

encimera baño

Las encimeras de cuarzo no se dañan ni por los impactos ni por el calor, mucho menos por el agua o por la humedad lógica de esta zona de tu casa. Todo ello se debe al método de fabricación del cuarzo, un método en el que se mezcla piedra natural triturada con resinas para crear un compuesto extremadamente resistente al desgaste.

Pero, pese a todas estas ventajas, hay algunos inconvenientes en el cuarzo. El primero es el precio, ya que es la opción más cara de todas las que tienes a tu disposición para instalar una nueva encimera de baño.

Junto a esta, tienes que tener en cuenta que es complicado que el cuarzo parezca una piedra natural al cien por cien, por lo que, si buscas este estilo, es mejor que escojas otras opciones.

Piedra natural

La piedra natural es, posiblemente, la opción más usada en los baños de todo el mundo desde hace más tiempo, ya que los compuestos resinosos se empezaron a usar más tarde. Hablamos de materiales como el mármol, el granito o la cuarcita, todos ellos con grandes propiedades que vamos a ver más detenidamente.

Para empezar, estás ante encimeras que son tremendamente resistentes al desgaste por el uso y que pueden llegar a durarte toda la vida. Eso sí, no olvides que la piedra puede ser sensible a materiales muy ácidos que penetren en su interior, por lo que siempre vas a tener que gastar cuidado en este sentido.

Por otro lado, la estética puede ser un problema. No es que la piedra tenga una mala, es que cada una de sus piezas es diferente debido al veteado natural de las diferentes losas. De ahí que te animemos a ver presencialmente la encimera que vas a comprar, ya que puede haber mucha diferencia entre piezas del mismo material.

A las anteriores ventajas de la piedra natural se añade una más: es una de las opciones más económicas. Aunque el mármol sí sea un tanto más caro, lo cierto es que otros materiales como el granito pueden serte de ayuda para recortar gastos en tu reforma del baño.

En definitiva, los anteriores son los compuestos que debes tener presente para elegir una nueva encimera de baño. Como has visto, cada uno tiene sus pros y sus contras, así que valora bien tus opciones para encontrar la mejor solución para ti.

Puedes ver más información sobre cuánto cuesta reformar un baño aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el siguiente enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies