Seguro que te has fijado alguna vez en las características rejillas que expulsan aire frío o caliente y que puedes ver en habitaciones de hotel, oficinas, comercios y también en numerosas viviendas. Es la cara visible del aire acondicionado por conductos, uno de los sistemas de climatización más eficientes, que también podría ser una buena opción para tu casa. Si te lo estás planteando, descubre cómo funciona y cuáles son sus ventajas e inconvenientes.

¿Qué entendemos por aire acondicionado por conductos?

Se le conoce como el aire acondicionado invisible, porque todo su sistema de tubos queda escondido en un falso techo, refrescando discretamente el ambiente tanto de grandes superficies, como habitaciones pequeñas. Se utiliza desde hace décadas, pero los actuales sistemas poco tienen que ver con aquellos de los años 60, de elevado precio, alto consumo energético y nivel de ruido excesivo. Ahora, la climatización por conductos se presenta como una de las más innovadoras, eficaces y estéticamente compatibles con cualquier ambiente y estilo de decoración.

AIRE ACONDICIONADO POR CONDUCTOS

¿Cómo se instala el aire acondicionados por conductos? ¿Cómo funciona?

Se trata de un sistema de climatización central y fijo, compuesto por una unidad interior y otra exterior que van conectadas por un entramado de tuberías ocultas en el falso techo. El funcionamiento es sencillo. El equipo, concretamente la unidad interior, también oculta, atrapa el aire de una determinada estancia y lo dirige, por el conducto correspondiente, hasta la unidad externa, situada generalmente en la fachada. Una vez aquí, una mínima parte del aire será expulsado al exterior y el resto retornará por un segundo conducto en el que continuará su proceso de refrigeración. El último paso es impulsarlo a la zona que se desea climatizar a través de las rejillas, para que, así, se distribuya de manera homogénea hasta alcanzar la temperatura de confort.
Instalar un aire acondicionado por conductos no es complicado, pero requiere del falso techo que tape los tubos, salvo que elijas dejarlos a la vista como parte de una original decoración “industrial” (estilo que se está imponiendo como tendencia decorativa de total actualidad).

Si no tienes la pre instalación hecha, el aire por conductos implica las molestias de una pequeña obra en casa, pero, teniendo en cuenta sus ventajas, puede merecer la pena. Si te interesa este sistema, tenlo en cuenta a la hora de adquirir una vivienda, (comprueba si cuenta con pre instalación de aire acondicionado), o plantéate la posibilidad de hacerla en el caso de tener prevista una reforma en casa. Una instalación de este tipo siempre requiere la intervención de empresas especializadas profesionales cualificados.

El aire por conductos es un sistema centralizado, pero esto no quiere decir que no puedas climatizar cada habitación de manera individual. Lo actuales equipos incluyen termostatos independientes para que tengas la temperatura que deseas en cada estancia. Lo que hacen estos dispositivos es cerrar la rejilla para evitar que continúe entrando aire frío una vez alcanzada la temperatura seleccionada.
En cuanto al mantenimiento, es muy básico. El sistema solo requiere la limpieza de los filtros de las unidades principales y de los elementos externos visibles (rejillas), generalmente una vez al año. Se realiza por aspiración, o bien con aplicación de agua fría.

AIRE ACONDICIONADO POR CONDUCTOS

Ventajas e inconvenientes del aire acondicionado por conductos

A la incomodidad que puede suponer la instalación de un falso techo hay que añadir, como principal desventaja, el coste algo elevado que implica el aire acondicionado por conductos si se compara con otros sistemas. Lógicamente, el precio final dependerá de la superficie que quieras climatizar. Lo ideal es pedir al menos dos presupuestos a empresas que puedan, además, asesorarte, sobre las distintas opciones posibles teniendo en cuenta la potencia (frigorías) que vas a necesitar para que el aire acondicionado funcione a la perfección en tu vivienda o en tu negocio.
Frente a estos dos inconvenientes (precio y obras) son muchas las ventajas de los actuales sistemas de aire por conductos:

– Con un mantenimiento mínimo resultan realmente eficientes por su bajo consumo, por lo que, a la larga pueden suponer un ahorro de energía y de dinero. En casos de viviendas grandes, la inversión inicial compensa, sobre todo si eliges un sistema con un factor de eficiencia energética alto (A).

– Su instalación oculta hace que el sistema resulte compatible con cualquier estilo de decoración sin restar espacio.

– Si el sistema es además bomba de calor, algo que ocurre en la mayoría de los casos, sirve también para llevar aire caliente, es decir, como calefacción.

– En la actualidad, el aire acondicionado por conductos logra la temperatura idónea en un mínimo tiempo y con un nivel de ruido inapreciable. Además, hoy en día es sencillo programarlo o manejarlo mediante aplicaciones móviles para que encuentres tu casa fresca por mucho que el calor apriete fuera.

Otra publicación relacionada que puede ser de tu interés es:

Sistemas de climatización: ¿Cómo elegir el aire acondicionado que más me conviene?

AIRE ACONDICIONADO POR CONDUCTOS: TODO LO QUE HAY QUE SABER
Puntúa este post

También te puede interesar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el siguiente enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies