La vivienda pasiva no requiere mecanismos de refrigeración ni calefacción habituales. Sin embargo, mantiene una temperatura interna en torno a los 20 grados durante todo el año. ¡Descubre más!

¿Qué y cómo son las casas pasivas?

Passive House es un estándar de eficiencia energética y confort en la construcción de edificios y viviendas con un consumo de energía bajo o incluso nulo en algunos casos. En resumidas cuentas, una certificación reservada para aquellas casas que NO consumen energía. Sorprendente, ¿verdad?

Este tipo de construcciones “pasivas” no hacen esfuerzos energéticos, como podría ser quemar combustible, para producir y crear una temperatura ambiente confortable. Y por tanto tienen múltiples beneficios medioambientales y, en consecuencia, sociales y económicos. Veamos a continuación el origen y los principios básicos de las passive house o casas pasivas.

passive house

Historia y origen de Passivhaus

El estándar Passivhaus surgió de las inquietudes de Lund University de Suecia y el Instituto de Vivienda y Medio Ambiente de Alemania a mediados de los noventa.

Sin embargo, el concepto se usaba ya en Alemania desde los ochenta para referirse a aquellos edificios de bajo consumo energético gracias a la excelente calidad térmica de los materiales de los cerramientos (paredes, puertas y ventanas) y a la minimización de las pérdidas de ventilación con un sistema controlado con recuperación de calor.

Hoy en día, miles de casas y viviendas se han construido siguiendo estos estándares en múltiples países.

Post recomendado: Cómo mejorar el aislamiento térmico de una vivienda ya construida

Criterios de certificación de las Casas Pasivas

Se diferencian entre Edificios nuevos (certificación Passive House) y Edificios existentes (certificación EnerPHit) y clasifican los edificios entre Classic, Plus y Premium según la demanda energética renovable del mismo y su generación de energía renovable.

Todos ellos, de muy alta eficiencia energética, un bajo o nulo consumo energético y un excelente confort, se basan en 5 principios básicos.

certificacion passive house casas pasivas

Las 5 Principios de las Casas eficientemente energéticas

Todas las casas pasivas comparten 5 principios básicos que les permiten un consumo energético 0. Estos son:

Excelente aislamiento térmico

Fachadas y paredes exteriores optimizan la envolvente térmica al máximo para asegurar una baja transmitancia. Este aislamiento, evitará el frío en invierno y el calor en verano.

Ventanas y puertas de altas prestaciones

Estos elementos suelen ser el punto débil del envolvente y los que pueden comprometer el aislamiento total de la estructura. Las protecciones solares convenientes, su colocación estructural o los vidrios y carpinterías elegidos son determinantes en este punto. Descubre los 3 aspectos a tener en cuenta al elegir ventanas.

 

La eliminación de puentes térmicos

Cada detalle del envolvente (fachadas, cubiertas, etc.) suma en mantener una continuidad que evite la fuga de energía y la aparición de puentes térmicos.

Hermeticidad del envolvente

Se busca conseguir una estructura lo más hermética posible cuidando cada junta, unión y material durante la construcción.

Ventilación y recuperación de calor

Este sistema de ventilación mecánico reaprovecha el propio aire interior, con una temperatura confortable, para calentar o enfriar el aire entrante y así ‘adaptarlo’ de una forma eficiente.

Recomendamos: Calefacción por Aerotermia: Qué es y ventajas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el siguiente enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies